FIBGAR

Noticias

Las Abuelas de la Plaza de Mayo tienen una energía incesante que nos obliga innecesariamente a los demás a actuar

Baltasar Garzón, en el 40 aniversario de la Organización

Este domingo se cumplen 40 años del nacimiento de la ONG, cuatro décadas de incesante esfuerzo y muchas dificultades. Para homenajearlo, en la noche de ayer jueves se celebró en Madrid “Abuelas de Plaza de Mayo. 40 años de lucha por la identidad”, un acto en el que intervino Baltasar Garzón y en el que se mostró “afortunado, por vivir tan de cerca el duro trabajo que se realiza”.

“Aquí estamos con orgullo compartiendo 40 años de intenso trabajo de Abuelas”, comenzaba Baltasar Garzón, antes de dedicar unos minutos a distintas figuras que han sido clave en estas cuatro décadas por su esfuerzo personal. Milagros Sala, Remo Carlotto… todos ellos imprescindibles en la lucha contra la impunidad.

También tuvo palabras de cariño para su gran amigo y recién fallecido Federico Luppi: “No sólo porque estuviera en los momentos difíciles, sino porque siempre estuvo al lado de las víctimas”.

Un esfuerzo incesante

“He tenido la suerte de estar en el acto de presentación de tres de los nietos recuperados y es una experiencia inolvidable”, recordaba el presidente de Fibgar. “En estos momentos se demuestra la resistencia, el esfuerzo, la dedicación y la satisfacción del trabajo bien hecho durante muchos años, y el resultado, todavía no suficiente, pero gran resultado, tras muchos años que han sido casi imposibles para ellas”. Destacaba que con el gobierno actual se plantean nuevas dificultades, apenas tienen para subsistir, y gracias al apoyo popular.

En ese sentido, Garzón señalaba la suerte que tuvo “al estar en Plaza de Mayo, plaza emblemática en la que la última gran manifestación fue en gran parte auspiciada por Abuelas y por todos los organismos de Derechos Humanos, en contra de la rebaja de penas a los represores, auspiciados entonces por la Corte Suprema”. Y recordaba los comienzos de su trabajo: “Yo empecé en la lucha por los Derechos Humanos en Argentina desde Juzgado, ahora me encuentro del lado de la militancia y activismo de Derechos Humanos. Ahí, Carlos Slepoy fue un capítulo fundamental, un bastión sin el cual no hubiese avanzado en la causa argentina por los crímenes de la dictadura avanzar, ni hubiéramos llegado a la detención de Ricardo Miguel Cavallo, en el año 2000”.

La clave de la Jurisdicción Universal

Mirando hacia nuestro país, reconocía que “en España no somos un buen ejemplo”. Recordaba que aquí se cerró la posibilidad de investigación de los crímenes franquistas, apenas cuando comenzaba, pero “se abrió la puerta a través de la Jurisdicción Universal en Buenos Aires para investigar y eventualmente en este caso juzgar los crímenes franquistas. Es ese juego de la Jurisdicción Universal de ida y vuelta, eso nos hermanó”. Hoy “las puertas de la justicia están cerradas, herméticamente clausuradas, no hay apoyo jurisdiccional a las víctimas, salvo excepciones muy concretas”.

El presidente de Fibgar quiso destacar una vez más el trabajo de las Abuelas de la Plaza de Mayo: “No hay un país en el mundo que no conozca el esfuerzo y las energías de estas abuelas y madres. Quienes no habéis estado en directo con ellas no os podéis imaginar esa potencia, con 80, 85, 87 años… que resulta admirable y nos obliga innecesariamente a los demás a actuar”.

Para Baltasar Garzón, “lo importante del movimiento de Abuelas es su persistencia, su constante insistencia en la búsqueda”. A día de hoy se ha logrado restituir a 124 nietos desaparecidos durante la dictadura: “se ha conseguido muchísimo”, aseguraba, “pero se puede conseguir más. Y desde España continuaremos ofreciendo nuestro trabajo, aunque no contemos con todo el apoyo. En lo malo y en lo bueno, España y Argentina tenemos mucho parecido y tenemos que seguir apoyándonos y trabajando en ese sentido”.

[ Cerrar ]

MemorízaTe, sé parte de tu propia historia

Nuestros padres, nuestros abuelos, nuestro pasado más reciente tiene muchas historias que aún desconocemos, historias que hacen parte de lo que somos y que se nos ocultaron hasta hoy. Por miedo, por vergüenza, por silencio, porque nos acostumbramos a no hablar del pasado.

MemorízaTe es una oportunidad para aportar ese trozo de memoria que cada uno tenemos, creando un relato compartido, colectivo y que nos fortalezca como pueblo.

Todos podemos colaborar con ideas, datos, fotos, archivos, comentarios y sobre todo donaciones. Vuestra participación es esencial para que todo esto pueda ser conocido, consultado y usado por todos en una plataforma online: memorizate.org

El proyecto, iniciativa de la Fundación Internacional Baltasar Garzón y la productora Maloka Media, ya tiene un gran aliado: el programa Hoy por hoy de la cadena Ser que ha puesto a disposición el número de teléfono (699 30 11 22) donde podrás depositar tu pedazo de memoria.

Finalizar la página web es un paso fundamental para la reconstrucción de nuestra memoria colectiva. ¡Necesitamos de tu aportación para hacerla realidad!